article image

¿En confinamiento? Con eTwinning podemos viajar a… España

Viajar puede ser una de las experiencias más impresionantes y gratificantes en la vida de una persona. Debido a la pandemia de la COVID-19, y el confinamiento consiguiente, no está permitido viajar, entre otras restricciones.

George Orwell dijo una vez «prefiero ser extranjero en España y que en otro país. ¡Qué fácil es hacer amigos en España!». Hoy nos acercamos a dos embajadoras de España que nos transmitirán sus experiencias y conocimientos para afrontar esta crisis con la que se han cerrado sus centros, pero no su pasión y determinación para seguir enseñando a sus estudiantes con ayuda de eTwinning.

Julia Gracia Ordóñez, de Córdoba, lleva 18 años enseñando.

eTwinning es una parte fundamental de mi desarrollo profesional, a medida que me adapto a los desafíos a los que me estoy enfrentando como profesora de inglés en estos tiempos difíciles.

eTwinning me ayuda a alcanzar las metas de docencia con mis alumnos a medida que desarrollan sus competencias digitales y de lenguas. Los proyectos eTwinning mantienen la motivación de mis estudiantes ahora que nos hemos pasado a la enseñanza y el aprendizaje en línea. Por el momento, eTwinning es la herramienta principal con la que mantengo el contacto con compañeras y compañeros locales, nacionales y europeos. Como embajadora eTwinning, agradezco el apoyo y la información continuos facilitados por el SNA (Servicio Nacional de Apoyo) español, mientras trabajamos en pos de incorporar la plataforma eTwinning en nuestra práctica docente.

Mantener la motivación escolar es nuestro mayor reto. Muchos alumnos se enfrentan a numerosas dificultades: vienen de familias numerosas en pisos pequeños, tienen padres que han perdido su empleo y ahora más que nunca, están sufriendo las consecuencias de este aislamiento. Por tanto, lo más importante para prestarles apoyo y motivarlos es pensar de manera positiva. Necesitamos recordarles que esta situación es temporal y que saldremos de esta juntos.

Un factor importante para mantener la motivación de mis estudiantes ha sido centrarme más en eTwinning y alejarme de otras plataformas de redes sociales. Ha resultado esencial para ayudar a mis estudiantes a mantener hábitos positivos en su nuevo entorno de aprendizaje. Cada mañana, les envío información sobre las tareas del día y ánimos para que las realicen con la plataforma. Nos centramos en estas cuatro habilidades al enseñar inglés como lengua extranjera: comprensión oral, lectura, escritura y expresión oral.

Como parte de nuestras clases, hemos incluido una nueva página en nuestro TwinSpace llamada «COVID19», donde mis alumnos se relacionan con sus compañeros europeos y hablan sobre la situación actual. También hemos destinado los miércoles para proyectos eTwinning de manera específica, para tejer redes con compañeras y compañeros de Europa.

Esta página incluye tres subpáginas:

  • Archivos orales con declaraciones de estudiantes sobre los cambios de su rutina diaria desde que hay confinamiento.
  • Una unidad didáctica en español: un tema de aprendizaje por proyectos para enseñar inglés como lengua extranjera.

archivos

Para ayudar a mis estudiantes, intento incluir actividades como estudiarse las letras de canciones, trabajar con modelos en 3D, jugar a Kahoot como herramienta de evaluación o ver vídeos impactantes. Esto les permite mantener vínculos entre sí tanto dentro como fuera de clase. Conservan la motivación tanto en sus tareas individuales como en el trabajo cooperativo para proyectos.

Karmele López de Abetxuko de Basauri, en Euskadi, cuenta con 20 años de docencia.

Durante esta crisis, he comprobado que mis estudiantes y yo estamos mejor preparados que alumnos y profesores que no tenían experiencia con proyectos innovadores como eTwinning.

Dedico toda la mañana a enseñar en línea. Me pongo en contacto con mis alumnos «en tiempo real», escucho sus preocupaciones y respondo las preguntas que puedan tener. Intento animarles y calmarles si tienen alguna preocupación o sienten inquietud. Aunque este sistema de enseñanza es totalmente nuevo para mí y mis alumnos, me alegra la actitud que tienen hacia él.

He incorporado una página a mis proyectos que se centra en la situación actual.

Les cuento mi propia experiencia, comparto aspectos de mi vida privada e intento relacionarme con ellos con chistes, anécdotas y compartiendo aspectos positivos de este confinamiento: «ahora podemos dormir más, no dedicamos tiempo a desplazarnos de casa al colegio, podemos pasar más tiempo con la familia, podemos tener más tiempo para leer o para ver nuestras series o películas preferidas, podemos aprender nuevas habilidades con tutoriales en línea, por ejemplo a cocinar, repostería, punto, aerobic, yoga, distintos idiomas» y así.

Gracias a Flippity y Classtools generamos juegos de tarjetas, concursos, búsquedas del tesoro o juegos de escape, cronologías, búsquedas de palabras, crucigramas, rompecabezas, juegos del ahorcado, historias inconclusas… y mucho más.

Lo que es más importante, con nuestros proyectos eTwinning actuales, podemos continuar comunicándonos con el resto de Europa, algo que no tiene precio en las circunstancias actuales. eTwinning me da la oportunidad de seguir comunicándome no solo con docentes de múltiples países europeos, por mis proyectos eTwinning actuales (como Portugal, Lituania, la República Checa y Dinamarca), sino también con los de los proyectos anteriores (Norte y Sur de Italia, Bélgica y Grecia). La relación entre eTwinners es profesional pero también personal. Lo mismo ocurre entre estudiantes. Algunos son amigos, no solo compañeros de clase.