article image

Red de amistad eTwinning: Terre des Hommes

Terre des Hommes, la federación internacional que trabaja por los derechos de la infancia y el fomento del desarrollo equitativo sin discriminación por motivos de racialización, religiosos, políticos, culturales o de género forma parte de la red de amistad eTwinning.

El nombre «Terre des Hommes» está inspirado en la autobiografía de Antoine de Saint-Exupery y lo eligió su fundador, Edmun Kaiser. En «Terre des Hommes», el autor hace varias referencias a ciertos conceptos clave: la responsabilidad de cada cual en pos de un mundo mejor, la necesidad de la cooperación y el potencial, inherente en la infancia, a desarrollar grandes talentos cuando se cuenta con protección, cuidados y afecto.

La misión primaria de Terre des Hommes es la de asegurar que los derechos de la infancia se practican y a empoderar a la infancia y la juventud para que den forma a sus sociedades, estructuras y mentalidades de manera activa.

Terre des Hommes fundamenta su activismo directamente en la vida y la visión de la infancia cuyos derechos humanos han sido violados y de su entorno.

«Por cada infante, una infancia. Toda juventud, empoderada. Toda comunidad, comprometida».

Durante estos años, Terre des Hommes y eTwinning han construido una fuerte relación de cooperación. En efecto, Terre des Hommes ha participado activamente tanto en la Conferencia anual eTwinning de 2017 en Malta como en la Conferencia anual eTwinning de 2019 en Francia. Estuvieron a cargo del taller «Buen gobierno and participative democracy» (Gobernanza y democracia participativa). El taller presentaba métodos para que la juventud se sensibilizara con la participación ciudadana y se implicara en los espacios de decisión.

eTwinning y Terre des Hommes tienen mucho en común, especialmente este año sobre cambio climático y desafíos medioambientales. Su objetivo común es el de asegurar que toda la infancia cuente con posibilidades de desarrollarse en un entorno seguro, con acceso a una educación adecuada, una vida sana y desarrolle escenarios de futuro positivos.

Además, tanto eTwinning como Terre des Hommes plantan cara en este momento a la emergencia del coronavirus y ofrecen apoyo en sus respectivas áreas de experiencia. En un momento histórico como este, es aún más complicado garantizar específicamente el respeto de los derechos de la infancia.

La infancia y las familias de los sectores más desfavorecidos de la sociedad en todo el mundo se encuentran en mayor desprotección de la COVID-19. En muchos casos no tienen más remedio que vivir en condiciones inadecuadas y una de cada tres personas del planeta no tienen siquiera medios básicos para lavarse las manos. Esta media se eleva a casi tres de cada cuatro hogares en los países menos desarrollados. Puede resultarles cada vez más difícil la escolarización o la continuación de la educación durante esta crisis. Terre des Hommes está trabajando para adaptar su labor a esta nueva realidad y facilitar toda la asistencia posible a la infancia y la juventud.

Terre des Hommes continúa también prestando apoyo a estos grupos de población en Europa. En Lombardía, Italia, ha abierto una línea de atención gratuita con profesionales de la psicología para personal médico que trabaja con familias vulnerables durante la pandemia. La organización también ha editado una guía de fomento del bienestar mental y prevención del estrés para la infancia en cuarentena, disponible en seis idiomas.

En estos tiempos arduos, nuestra prioridad sigue siendo luchar por los derechos y el bienestar de la infancia y la juventud que atendemos. A pesar de que la repercusión a largo plazo que les supondrá esta crisis aún es impredecible, nos mantendremos a punto para prestarles apoyo, protegerles y empoderarles con nuestra mejor voluntad.

Durante más de cincuenta años, Terre des Hommes ha prestado apoyo a millares de personas en su infancia y juventud con el fin de ayudarles a ejercer su derecho a una vida digna. Se les ha facilitado atención sanitaria, educación, medios para poder vivir y protección contra el maltrato, la explotación y la violencia. La organización ha luchado en todo momento para fomentar los derechos humanos, una evolución positiva y un concepto de la infancia como personas cuya dignidad debe respetarse sin cortapisas.