article image

eTwinning en España: el cole en casa

Los cierres de centros educativos siguen afectando a docentes y estudiantes de todo el mundo, acarreando gran cantidad de consecuencias que suponen una grave interrupción del proceso de enseñanza y aprendizaje.

Desde el inicio de la pandemia en 2020, eTwinning ha tratado de dar cabida a todas estas necesidades aparecidas, para constituir una plataforma de enseñanza y encuentro que lleve a casa el estímulo que normalmente se da en clase. 

Javier Gascuena, profesor de español con doce años de experiencia docente, enseña en el IES Ciudad Jardín, un centro de secundaria de tamaño medio con 53 docentes y en torno a 600 estudiantes situado en las afueras de Málaga.  

 Austria1

Este centro imparte educación secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional (especializada en T.I.C.). eTwinning para Javier forma parte de los esfuerzos que lleva a cabo la dirección y coordinación de su centro educativo para incluir metodologías dinámicas y un enfoque basado en cada estudiante, que ayude escolar a luchar contra la exclusión en la enseñanza, el bajo rendimiento y el abandono escolar prematuro desde el entorno educativo y social.

Para Javier, como para cualquier docente del mundo, el momento actual supone un desafío: 

Desde el 14 de marzo de 2020 hasta el final del curso escolar, se cerraron todos los centros educativos de España por orden de la administración pública, debido al brote de pandemia. Las semanas siguientes fueron un auténtico caos educativo: docentes, personal de educación social y equipos de orientación educativa se esforzaron por tender un puente hacia a sus estudiantes, mientras las direcciones de los centros se esforzaban por organizar el aprendizaje en línea, creando a menudo videotutoriales y manuales, para docentes con menos competencias digitales. 

En el momento en el que un número decente de estudiantes y docentes estaban ya a punto para trabajar en línea, la enseñanza volvió a ponerse en marcha. En un día normal, empezaba revisando mi correo electrónico, especialmente para intentar que se conectaran más estudiantes y ayudar a docentes con los desafíos tecnológicos. Más tarde, comprobaba si mis estudiantes se habían conectado a Moodle, la plataforma que habíamos decidido utilizar, y me aseguraba de que todos los trabajos fueran evaluados y de que mis estudiantes recibieran sus valoraciones al respecto. Para cada clase que impartía, buscaba materiales atractivos basados en competencias que mantuvieran a mis estudiantes con interés y compromiso. También realizamos algunas videoconferencias con nuestros socios de eTwinning y dedicamos varias clases a prepararlas.

Tanto para docentes como para estudiantes, el haber trabajado en eTwinning en los últimos años mejoró mucho el lento proceso de pasar de lo analógico y físico al «eLearning» a través de una pantalla. Como ya hemos experimentado el trabajo cooperativo en internet, gran parte del tiempo de nuestras clase se basa en habilidades que hemos desarrollado gracias a proyectos eTwinning.

Desde que empecé con eTwinning, me propuse utilizarlo como medio para impartir nuestro plan de estudios de inglés y para desarrollar habilidades y competencias educativas.

eTwinning me ha permitido diseñar actividades que tienen un resultado final realizado por estudiantes de diferentes partes del mundo. Además, es imperativo comunicarse en inglés para cosas reales, lo que permite que el idioma que enseño se convierta en un medio para alcanzar objetivos y aumenta la motivación del alumnado. Por último, eTwinning ha cambiado nuestra forma de utilizar la tecnología, permitiendo un mayor grado de creatividad e introduciendo conceptos como la netiqueta y la seguridad en línea. 

 Austria1

Javier, con una amplia experiencia en el uso de eTwinning, aportó grandes ideas para clases y deberes digitales. A continuación dejamos una lista con algunas de estas ideas: 

  • Crea tablones en el TwinSpace donde cualquier estudiante pueda publicar ideas sobre un tema concreto y reaccionar a las publicaciones del resto.
  • Trabaja sobre temas específicos con herramientas digitales cooperativas: vídeos, presentaciones, documentos. 
  • Diseña juegos de pistas y de «escape room» utilizando contenidos de diferentes materias. 
  • Crea lecciones interactivas en línea donde haga falta cooperar entre estudiantes y tomar decisiones, en lugar de limitarse a escuchar a su docente. 
  • Crea un videojuego con los contenidos del proyecto y luego jugad conjuntamente por videoconferencia.

Javier trata de mantener a sus estudiantes en activo, haciéndoles participar en el diseño de las actividades y dejándoles opinar sobre los objetivos que se fijan para clase. Al mismo tiempo, les hace participar activamente en una evaluación constructiva. Las tareas que propone se centran siempre en los intereses de sus estudiantes. El enfoque de aprendizaje por proyectos es clave para que el aprendizaje en casa sea tan emocionante como el que se realiza en el centro.