article image

eTwinning en Polonia: un pequeño colegio rural en el pintoresco valle del río Wieprz

El centro de primaria de Szczekarków está situado en el municipio de Lubartów, en el este de Polonia. Este pueblo está situado en el pintoresco valle del río Wieprz.

Szczekarków se encuentra en la periferia de Lubartów, una pequeña y bonita ciudad con muchos monumentos barrocos como la Basílica de Santa Ana o el Palacio Sanguszko.

 Polish1

En la actualidad, el pueblo cuenta con unos 750 habitantes. Cincuenta y siete estudiantes asisten a nuestra escuela. Se dividen en cinco grupos con niveles mixtos. También hay un grupo de preescolar con veintiún componentes de 3 a 5 años. El centro cuenta con nueve aulas equipadas con pizarras interactivas, proyectores y pantallas. También tiene una pequeña biblioteca. Sus estudiantes utilizan también las instalaciones del centro para hacer deporte: un gimnasio, un campo de fútbol y un patio de recreo. Cuenta con 18 docentes. La mayoría tiene que trabajar en diferentes centros educativos para hacerlo a tiempo completo.

 Polish2

Edyta Borowicz-Czuchryta lleva 20 años trabajando como profesora de inglés. Su aventura con eTwinning comenzó en 2009. También es embajadora de eTwinning. Al preguntarle por los retos de una escuela en una zona rural, nos contó lo siguiente: 

Todo el mundo es consciente de que hay centros de tamaño reducido que están cerrando por cuestiones económicas. Es triste porque vivimos en tiempos en los que el alumnado ha dejado de ser el factor más importante. La distancia entre sus hogares y el centro educativo siempre se vuelve un problema que hace que sus estudiantes pasen mucho tiempo fuera de casa, desplazándose al centro educativo, incluso desde una edad temprana. 

Además, es muy difícil planificar el curso escolar y preparar un horario que dé cabida tanto a estudiantes que procedan de diversas zonas como a docentes que trabajen en distintos centros. 

Los centros educativos de las zonas rurales, debido a su escasez, suelen tener clases de varios niveles. Gracias al sistema de clases de varios niveles, nuestro colegio puede existir para sus estudiantes. Sus docentes no se encuentran en soledad, ya que pueden hacer que sus estudiantes mayores ayuden a enseñar al resto de edades menores. Sus estudiantes menores pueden buscar la orientación de sus mayores en lugar de apoyarse únicamente en sus docentes. Aprenden a escucharse con atención.

Cuando se asigna una clase de varios niveles, su docente debe determinar las necesidades de sus estudiantes. Las actividades en grupos reducidos son uno de los mejores métodos para hacer frente a una clase de nivel mixto. Su docente puede crear actividades centradas en la comunicación para plantear retos a sus estudiantes con los que utilizar la lengua y sus conocimientos y aprender conjuntamente. Cualquier docente que enseñe en una clase multinivel tiene que ser flexible, ya que puede tener que modificar su planificación con bastante frecuencia. Si tiene una actitud desenfadada también animará a sus estudiantes a relajarse y disfrutar de la clase. 

Una gran ventaja de los centros rurales reducidos es que pueden cooperar directamente con su entorno social. Un colegio pequeño con un poco de esfuerzo puede involucrar a las familias fácilmente en su dinámica.   

Por ejemplo, en 2016 participamos en un concurso mundial organizado por el Ministerio de Educación italiano. Gracias a la cooperación con el entorno social local, que apoyó al colegio, quedamos en primer lugar entre varios miles de centros de todo el mundo. Un año después, nuestro centro se presentó a un concurso para ganar un parque de juegos. Ganamos gracias al apoyo de su entorno social. Medio año después, nuestro alumnado pudo disfrutar del maravilloso patio de recreo que hay junto a la escuela.

Un consejo que sigo a diario es: «No es importante lo que tenga la escuela, sino lo que tú puedas hacer con lo que la escuela pueda ofrecer». Con docentes que tengan suficiente creatividad se pueden hacer maravillas.

El programa eTwinning nos ha ayudado a combinar el plan de estudios básico con los intereses del alumnado. Otorga gran relevancia al centro educativo en el entorno social local, en la provincia, en el país y en Europa. Gracias a diversas actividades, nuestro centro recibió el título de «colegio digno de medalla» y «centro educativo en la nube». Después de una de las reuniones en línea entre estudiantes, un alumno decía: «¡Vaya! ¡¡Es increíble!! Dimos una clase de inglés auténtico, y el inglés en sí es una gran herramienta de comunicación, no otra aburrida asignatura más del cole».

Hace ya un año que la pandemia nos obligó a buscar formas seguras de educación. Hace un año introdujimos Office 365 en el centro.

Sus estudiantes también necesitan actividades creativas para desarrollar sus pasiones e intereses. Por ello, organicé la «Tarde de poesía» en línea en Teams. Participamos en una campaña de los narcisos en el aniversario del Levantamiento de Varsovia. Llevamos a cabo proyectos eTwinning, que muestran una fantástica variedad de lo que puede ser la enseñanza a través de actividades, cooperación y reuniones en línea entre estudiantes. También nos hemos reunido con estudiantes que se enfrentan a retos en el mundo digital de Minecraft. Pasamos unas cuantas noches en línea construyendo nuestro colegio, una casa en un árbol, un mapa de Polonia o el Palacio Sanguszko de Lubartów dentro de Minecraft. La educación es un proceso de enseñanza-aprendizaje y mucho más…