article image

Austria: eTwinning y Erasmus+ en el año de la COVID

La cooperación internacional y los intercambios entre estudiantes podrían continuar con eTwinning.

En 2020 había unos 180 proyectos activos de Erasmus+ KA229/KA219 con participación austriaca. Entre dichos proyectos, la mayoría de los centros educativos planificaron desplazamientos con sus estudiantes para visitar centros de otros países o instituciones de la UE. Lamentablemente, debido a las restricciones por COVID-19, muchos de estos desplazamientos no pudieron realizarse, por lo que cientos de estudiantes terminaron por perderse esta experiencia.

Sin embargo, la cooperación internacional y los intercambios entre estudiantes podían continuar gracias a eTwinning, algo que han aprovechado muchos centros educativos. De hecho, en Austria hubo un aumento patente de proyectos registrados en eTwinning en los que habían anotado que habían recibido financiación de Erasmus+ KA219/KA229. 

«Como hemos tenido que trasladar la mayoría de las actividades a eTwinning y organizar reuniones en línea, han podido participar más estudiantes que si hubieran ido de intercambio con Erasmus+», así destaca Michael Huber-Kirchberger, de las Escuelas de Negocios Internacionales de Linz, un aspecto positivo de la situación. Michael y su compañera Elisabeth Hasiweder tienen en marcha varios proyectos Erasmus+ y eTwinning en su centro de formación profesional de secundaria, que también es uno de los centros eTwinning austriacos. En su proyecto «STEPS4SCHOOLS: proyectos educativos de turismo sostenible para centros educativos» trabajan con otras cinco escuelas de Bulgaria, Eslovenia, Italia, Portugal y la República Checa. Todo el mundo está muy motivado con este tema y se llevaron una decepción cuando los intercambios escolares tuvieron que ser cancelados a partir del pasado mes de marzo. Sin embargo, adaptaron y ampliaron sus actividades eTwinning. Recientemente, estos centros celebraron un «intercambio escolar virtual», con interacción entre estudiantes, clases internacionales e incluso una visita virtual a Vidin, la ciudad anfitriona búlgara.

Para Renate Gerber, del centro de enseñanza secundaria GRG Maroltingergasse de Viena, también con sello centro eTwinning, eTwinning siempre ha formado parte integrante de su proyecto Erasmus+ con un centro educativo de La Reunión: «Triple E: e-learning, e-Twinning, E-rasmus». El alumnado de La Reunión estaba muy ilusionado por visitar a sus correspondientes de Viena en mayo de 2020, incluso hubo quien se compró ropa para asistir al baile escolar vienés, pero desgraciadamente la pandemia se interpuso. Renate dice que su gran ventaja fue la participación de sólo dos centros en el proyecto. Esto les dio una gran flexibilidad, con lo que han puesto en marcha nuevas actividades creativas en el TwinSpace y han estado llevando a cabo reuniones virtuales con sus estudiantes aproximadamente una vez al mes. Cumplen así sus objetivos de intercambio bilingüe (francés/alemán) y de aprendizaje de diversas aplicaciones, probándolas en su TwinSpace y durante sus reuniones, al tiempo que incluyen informes y comparaciones de las situaciones por COVID en sus respectivas áreas.

Bernd Fiechtl, coordinador de la UE y profesor del centro de secundaria BG/BRG Judenburg, no había previsto inicialmente incorporar eTwinning a los proyectos Erasmus+ de su centro. En el centro de Bernd, el alumnado más joven (de tercer y cuarto cursos) se inician en los intercambios internacionales a través de eTwinning, mientras que sus mayores (de quinto y sexto) participan en proyectos Erasmus+ y de movilidad. Sin embargo, como su proyecto Erasmus+ de dos años se tuvo que prolongar y el alumnado más jóvenes está avanzando, seguirán creando talleres y desarrollando los intercambios por medio de eTwinning. Los proyectos eTwinning en línea también se están incorporando al programa bilingüe del centro, al incorporarse en las clases de lengua extranjera y geografía, lo que refuerza aún más la orientación internacional de este centro.

Todos los centros participantes entrevistados han tenido que alargar sus proyectos Erasmus+ un año y todavía hay esperanza de que al menos algunos desplazamientos sean posibles. En cualquier caso, a pesar de todas las complejidades debidas a los cierres de centros educativos y a la enseñanza a distancia, todos ellos insisten (al igual que muchas personas en eTwinning) en que los proyectos internacionales merecen la pena. Como resume Michael, de Linz: gracias a los proyectos eTwinning y Erasmus+, mis estudiantes tienen más motivación, son más independientes y han mejorado mucho sus habilidades de exposición y expresión oral. La flexibilidad, el apoyo de la dirección del centro y de sus colegas, el uso creativo de eTwinning y otras herramientas digitales, así como una buena cooperación entre centros escolares asociados han resultado cruciales para continuar con las actividades internacionales incluso en un año carente de viajes.

centro

© OeAD/Gianmaria Gava y Pablo Chiereghin