Move2Learn, Learn2Move: la dimensión de la inclusión

En palabras sencillas, la inclusión es la práctica que asegura que no nos dejamos a nadie atrás. La inclusión es una tarea de todos, no un «favor».
«La inclusión convierte la clase en un mundo y el mundo en una clase».

Introducción

Cuando se habla de inclusión, la conversación suele inclinarse hacia asuntos relacionados con la prevención del extremismo o la educación especial.

No obstante, es un término con un sentido mucho más amplio, como se puede ver en las recomendaciones de política internacional, tanto de Naciones Unidas y de la Unión Europea como de muchos otros países. 

La inclusión en y por medio de la educación implica combatir todas las formas de exclusión y marginación para que no quede atrás ninguna niña, ningún niño.

Concretamente, implica que se atiendan las diversas necesidades, habilidades y capacidades de todos los educandos, especialmente de quienes se enfrentan a ciertos desafíos o cuentan con menos oportunidades (podemos pulsar aquí ver una lista de ejemplos en un documento anexo), como estudiantes con necesidades especiales o discapacidad, quienes provienen de entornos socioeconómicos desfavorecidos, de origen migrante o de zonas deprimidas o en conflicto.

Con la creciente diversidad que se está dando en las sociedades europeas, necesitamos hacer más hincapié en el fomento de la inclusión y los valores comunitarios, así como contar con una respuesta positiva ante la diversidad.

En tal empresa, la educación cuenta con un papel primordial que desempeñar. Sin embargo, no se puede ver la enseñanza como algo aislado de los aspectos sociales, culturales, políticos, históricos, medioambientales y económicos. Ese papel primario debería complementarse desde otras esferas de acción política.

Estos motivos dejan claro la importancia de reflexionar qué es la inclusión en general y cómo la educación puede fomentarla como valor fundamental, especialmente al vincularla con valores particularmente democráticos: participación ciudadana, solidaridad, diversidad, igualdad y no discriminación.

La inclusión como parte de un marco estratégico mayor

Los enfoques para fomentar la inclusión en la enseñanza deberían ir más allá de las medidas de apoyo individualizadas para convertirse en un concepto más integrado en la operativa de los centros educativos, vinculándose a estrategias contra el abandono escolar prematuro o los programas de centro. Se deberían basar en una visión positiva de la diversidad y expectativas elevadas para cada educando, incluyendo por ejemplo algunas de las siguientes:

  • Estrategias para fomentar el bienestar e impedir el acoso escolar.
  • Implicación familiar y enfoques de aprendizaje en familia.
  • Mediación cultural para sobrepasar los límites de la escuela e implicar a personas del entorno social en la vida escolar.
  • Acciones de ayuda en grupo y mentoría inter pares entre estudiantes.
  • Flexibilidad en los planes de estudio para permitir un aprendizaje individualizado para estudiantes en riesgo de desinterés.
  • Programas de «escuela extraescolar» que permitan prestar apoyo a estudiantes que lo necesiten.
  • Actividades extracurriculares que fomenten las habilidades del alumnado.
  • Clases especiales de idiomas in situ para estudiantes nacidos en el extranjero y programas de apoyo o preparatorios para migrantes recién llegados o refugiados.
  • Ayuda material como comida, transporte y materiales escolares.
  • Becas o financiación adicional para apoyar a educandos desfavorecidos.
  • Intervención y apoyo tempranos en edades preescolares para niñas y niños con necesidades añadidas.

Incluir la inclusión en tu solicitud

Esto se puede lograr de distintas maneras. A continuación indicamos las principales, a modo de ejemplo, e invitamos a explorar otras:

  1. La inclusión podría ser el tema del proyecto.

Podría tratarse de una solicitud para un proyecto de eTwinning sobre la inclusión, tanto más cuanto se trata de nuestra prioridad anual para 2017. En tal caso, describe por favor el proyecto, sus objetivos, sus actividades, así como los resultados y la repercusión en el alumnado previstos, junto con cualquier otra información que consideres relevante.

  1. Se puede partir de un enfoque inclusivo diario en clase.

En este caso, se podría detallar qué desafíos de inclusión se afrontan en el aula y por qué (por ejemplo: el centro se encuentra en un barrio o espacio desfavorecido), así como las medidas que se han puesto en marcha para asegurar que no se deja a nadie atrás, junto con sus resultados. También se podría explicar si forma parte del enfoque general del centro educativo (ver otros ejemplos anteriores) y con qué apoyo cuenta (o no).

  1. Tú (y tus estudiantes) has asegurado que un viaje escolar sea inclusivo.

Pueden darse varias razones por las que alguno de tus alumnos se planteen no participar en el viaje de fin de curso, por ejemplo, especialmente para aquellas personas de entornos socioeconómicos desfavorecidos. Así pues, se podrían describir las soluciones que se pusieron para impedirlo como actividades para financiarlo, buscar familias para acoger estudiantes en un centro educativo del destino, movilizar fondos del centro u otros. 

  1. Explorarás la dimensión de la inclusión en el viaje escolar.

También es posible planificar algunas visitas, actividades o encuentros en el destino que sirvan para concienciar a tu alumnado acerca de la inclusión. Podría, por ejemplo, reunirse con trabajadores o funcionarios que se dediquen a la inclusión, o con una persona famosa local originaria de un entorno desfavorecido, así asistir a un debate o a un espectáculo sobre temas de inclusión. En este caso, describe tu idea y los resultados que esperas en tus estudiantes. 

  • Teacher